26/3/10

No ser No

Ser otro, ser detrás de. Y sin nombre, porque las letras mienten y el pasado es de cartón, con suerte; o de papel. Ni pertenecer, ni ser dueño, porque ni el camino del tiempo se puede desandar cuando el vientre ha muerto y las manos del asesino aún matan. De la boca al espejo, el vacío. Qué decirle a ese extraño que habita el cuerpo cada noche, cada hálito de certeza, cada cuadro de esta obra mal parida. Las voces son apenas de hierba, y se secan con la duda, fenecen en las fauces de los insectos que se nutren de verdades. Ese no es mi nombre. No me invoquen con sigilo ni con solemnidad, no soy ese que ven, ni ese que veo, porque no soy. Atrás, quedaron yermos los senos que me aguardaban. Atrás, en esa eternidad pétrea que da el tiempo perdido quedó mi nombre, la identidad de aquel que envilece los reflejos, mi fe.

* * *

2 comentarios:

  1. Profundo como un OUCH moral.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Nacho! Gracias! Que lindo que sea lea uno de los primeros textos que se animaron a darle cuerpo a este blog! Gracias de corazón. Y ya me estoy adentrando en Yo tipoteo! Beso!

    ResponderEliminar